Así empieza mi año…

Cuando se acerca el 31 de diciembre, se nos vienen muchas preguntas a la cabeza, muchas quejas, muchas valoraciones, muchas dudas, nervios, tristeza y felicidad. Vivimos una mezcla de emociones muy grande cuando caemos en cuenta que «otro año más acaba de pasar y se está terminando así de rápido…

Me demoré en publicar este post porque quise darme el tiempo para mí, para revisar lo que fue mi año, todo lo que me aportó, todo lo que aprendí… y todas esas cosas que de pronto en ese momento no alcance ni a darme cuenta q estaban pasando o esos retos que me quedaron «por cumplir». Siempre habremos logrado muchas cosas y otras que nos siguen quedando pendientes… Lo importante es valorar los pasos que vamos dando y decidir con conciencia los nuevos retos que nos proponemos.

El cerrar un año representa en nosotros un esfuerzo para recordar y revivir todo lo que logramos ese año que está terminando. A veces no logramos cumplir todas las metas que nos propusimos y otras veces sí. En cualquiera de estos dos casos, debes felicitarte por haber llegado hasta donde estás. A veces nos creamos expectativas de lo que queremos que sea, pero la vida o simplemente nuestro proceso nos lleva por otro camino y nos enseña que debemos ser pacientes y persistentes para obtener lo que deseamos y sobre todo entregarnos con fe al amor y a la vida.

Si el 31 no te diste el tiempo de hacer el ritual para despedirte y dejar atrás lo que ya no quieres cargar contigo, nunca es tarde para hacerlo… aprovecha ahora… coge un papel y escribe todo eso que ya no necesitas, lo que ya cumplió su misión y su enseñanza en tu vida. Pienso que lo simbólico tiene un valor tan importante que deberíamos aprovecharlo a nuestro favor.

Y de igual manera en otro papel aprovecha escribir todos esos compromisos que vas hacer contigo mismo y que vas a dar todo tu amor, tu entrega y tu voluntad para lograrlos. También escribe todos los deseos que quieres que se te hagan realidad. Son igual de importantes que los compromisos que te propones directamente en lograr por ti mismo.

Un tip, es que cuando decidimos que queremos para el próximo año, debemos volverlo real y, esto lo hacemos concretándolo al máximo (por ejemplo, poner como lo vamos a hacer, que necesitamos para lograrlo y qué fecha limite queremos tener). Entre más claro sea, más fácil crear una ruta que nos lleve hasta ahí. Lo puedes hacer como tu quieres, en forma de carta, como una lista, como un collage o un dibujo.. que te recuerde cada día todo el amor que estás dispuesto a entregarle a esas metas para que se hagan realidad. Y que hasta en esos momentos de caídas te ayuden a levantarte y seguir luchando por lo que deseas.

Otro tip es la visualización creativa que nos lleva muy lejos.. al ver nuestros deseos hechos realidad es mas fácil lograrlos.Entonces este ejercicio funciona simplemente, concentrando y visualizando eso que quieres como si ya fuera real. Confía en ti, ya tienes los dones, los aprendizajes y todas las herramientas para conseguirlo. Los años anteriores te han ido llevando hasta este punto y todos nuestros errores nos van preparando para cada vez hacerlo mejor y llegar siempre un poquito más lejos.

Vamos definiendo nuestros camino en la vida.. tomamos decisiones que nos llevan por un lado o por el otro. Y cuando sentimos que fluimos correctamente con la vida, cuando todo sale como debe ser… somos felices… y así es como sabemos que estamos cumpliendo con nuestra misión.

Para finalizar, quiero agradecerle a este año que pasó.. por tanto amor, por tantas bendiciones, tanto aprendizaje y crecimiento. Mi constante afirmación y por la cual agradezco de todo corazón es : «Soy una persona muy afortunada».

A ti que estás leyendo mi post, te deseo que vibres en tu mayor sintonía, lleno de luz y alegría. Que todo en tu vida se rodee de amor y armonía y atraiga todo lo bueno que mereces para ti.

Un abrazo infinito,

Daniela

Así empieza mi año…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *